Las metáforas intranquilas dormirán dentro de una semana... para no volver y tal vez algún día renacer cuando despierte aquello que ha quedado en lo profundo

miércoles, 15 de agosto de 2007

Poema a una desconocida

Las miradas se confunden en las imágenes de un presente ambiguo,
la gente cae en su inercia cansada de sus pupilas con sombra.
Tú entras con ese rostro medio triste, medio ángel perdido,
me sumerjo en el azul océano de tus ojos melancólicos.
Y no contemplo otra cosa que tu rostro sosteniendo miradas,
evitando encuentros y latidos inoportunos... temes y temo...
no llegar a nada, permanecer rodeado de gente y sentirme tan solo,
solo contigo en esa muchedumbre que nada entiende de soledades gratas,
de latidos y reflejos en un cristal que nos separa del mundo.
Estoy en el centro del mundo... en la entrada de mis sueños...
en el recuento de mis días felices... en el círculo vicioso
de los que atrapados quedan en amores sin nombre y adjetivos.
La peor mentira: te tengo, la mejor verdad: estoy dispuesto.
Pero sigues en mis ojos atrapada con tu rostro apoyado en la ventanilla
esperando ese ángel que te saque de tu presente lejanía,
de esa mirada triste y azul que te consume en tus recuerdos
que ignoro y deseo sustituir por los míos.
Todo marcha como todos los días, aves sin nido,
noche en los rincones olvidados de un tal vez, un quizás.
Azul que se desborda en un ángel perdido,
y lo lleva a caer en ese sitio desconocido
de tus miradas tiernas haciendo luces de mis ojos dormidos.